lunes, 23 de junio de 2014

Los que aman mucho




Los que aman mucho se ponen tristes, tremendamente, realmente tristes.
Comprenden y buscan quererse sumergidos en esa tristeza de no poder hacer más que amarse.
Cuando se abrazan se quiebran, se rompen los brazos.
Caminan por los tejados como cuadrúpedos, son el animal nocturno sin casa y cualquier beso en ellos es guarida.

Son tremendamente tristes, y descarados.
Saben de besos entre las piernas y caricias que retuercen en el alma.
Conocen la distancia entre unos senos y las medidas de una lengua sobre los pies.
Se asesinan, en tristezas, en cualquier rabia, en abrazos, con solo el amor noble que pueden tener los que aman.
Son serpiente y veneno, no conocen del tiempo, lo destruyen, están ciegos,
son felices por todos lados y mientras padecen del amor, su piel es dulce arequipe.

Aman aquí, allá, enfermos, aman a todas horas.
No comprenden de morir y se mueren, una y otra vez se mueren y nacen de nuevo.
Y de pronto, si tienen suerte, se olvidan.
Algunas noches entre sueños, que no comprenden,  se reencuentran, y gimen y celebran el amor.
Es su victoria, la de los tristes y felices, los que han amado..


Salazar, Pavel Stev

sábado, 1 de marzo de 2014

viernes, 26 de abril de 2013

Decálogo de una vida.





No alces brazo en guerra de años ni dejes con los años de luchar cualquier guerra, 
el tiempo ataca como enfermad, consume como hoguera,
como estatua de barro con el agua y los días, refabrícate. 

Une tu pasado destemplado al constante presente  que no merma
guarda tus rabias, desquítalas con tus sabanas, y si es furor lo que cargas
que la piel de tu amada padezca tus ganas.
  
Ama a quien has amado, más ahora por ausencia que pasado
soñar mil veces las promesas pendientes, morderse cada uno de los años
haz vieja tu experiencia , y a tus ojos jóvenes  sabios
  
De tus manos espejo, para mirar con los labios
graba como imagen de cuadro la voz de un adiós a tu oído
camina siempre seguro aunque no sepas por donde pisar
lávate el alma con vida , y el rostro del mar
ahógate, quémate, entiérrate
disfruta cualquier mal, padece cualquier bien,
que esperes nada te sorprenda
y aun así lo hermoso te siga aterrando.
  
Ríe cuanto puedas, y llora por igual
que no sepan si tus lagrimas sufren
cuídate del mal como del éxito
entrégate al deseo sin querer evitar
que el día te perdone tu pecado nocturno
  

Desentierra algún romance,
revuelve tus entrañas con lo que eres
y ensúciate los zapatos de recuerdo
has todo cuanto quieras y lo que no quieras también
quéjate, grita, déjate romper el alma
recompenete, hacete mayor,
envejece el dolor, fúmate dos cigarros
y comenzate a morir con ganas
de volver a empezar tu vida..


 Autor; Pavel Steven Salazar 

miércoles, 6 de junio de 2012

CositasCortas







Cuando me dijeron que escribiera sobre Lucia yo le sonreí al profe y le dije que de una! Luego baje la cabeza a la hoja y como si tuviese uno de esos aparatos donde uno pilla películas, se me atravesó la historia en ese papel, las imágenes chispoteabán en esa hoja blanca. Hermano usted esta bien? Me dijo el profe. Sí todo bien, pero yo ya tenia el recuerdo bien incrustado entre ese lápiz y la punta de los dedos. Como es la vida, tanto que nos quisimos y yo acá, con la mitad del odio y el amor por ella bien fresquitos. Recién salidos del horno.

Quien iba a suponer que de una vaina tan hermosa resultaría haciendo esto, casi una confesión, de que me acusa señor juez, tomé por desgraciado. Cierto huevon, lo fui unas cuantas veces, era como el aji de la empanada en nuestro amor, siempre se necesita ese arde poquito. Te quiero a ratos. Es más, yo no iba a contar esta historia, pero me cogieron blandito, me cogieron como pan de bono fresco, como masa de pan de 2000 recién hechecita, muy blando mi viejo, y cualquier mínimo frio podría matarme. A mi que cualquier cosa me mataba, a mi que cualquier cosa que no era difícil me mataba, difícil algunas caídas en el anden medio prendo, difícil una carrera para soportar el estereotipo social, difícil amar una mujer que normalmente te haría de lado sin mayor contemplación que disfrutarte, debe costar intentar levantarse sin sus cabellos en los hombros y sus senos reposando sobre uno, tiene que ser muy difícil tener que hacer café solo para vos y nadie más.

Llegué a creer que podría sacar de todo esto algo bueno, exorcizarme, olvidarla, quien sabe, y escribía y escribía como si la estuviese besando, como si fuera el lápiz mi lengua y esas comas y pausas donde el silencio podía ser pezón o cintura, donde borrarla seria lamerla y barrer con el pudor en el asiento de escuela, dejar el pecado en esta historia, redimirme. Y si alguien me preguntase de nuevo, diría que todo fue bonito, pero no rico. Porque lo bonito suele olvidarse pero lo rico queda con un triste reflejo de estremecimiento, un polvo mental que no tenes como quitarte de encima..

domingo, 8 de abril de 2012

Cosa de Azules






Ella toma las nubes y juega con ellas, hace figuras de plastilina, hace por ejemplo un corazón que se queda flotando en el cielo. Ella toma las nubes y deja el cielo estrellado. A veces se queda dormida sobre ellas y el sol le atraviesa los senos y se ve un arco-iris imponente mientras duerme desnuda. Ella toma las nubes entre sus manos, sonríe un poco y envuelve sus lagrimas en esferas que deja colgando por ahí en el cielo. Ella toma las nubes hace una figurilla y me la obsequia. A veces por ejemplo me da un corazón..

domingo, 21 de agosto de 2011

AY, AMORES..







 Hay amores que no saben por dónde doler y por eso duelen por todas partes "Ella cerrará las manos cómo si en ellas estuviese el amorÉl fumara un cigarro, y dolerá llevarla a sus pulmonesElla dejara salir lágrimas de sus ojos como palabrasÉl la tomara entre sus labios curándolaEllos, los que se dan vida en un besoLos hijos del amor y por lo tanto tristes..

miércoles, 20 de julio de 2011

La imagin- hada








Puedo conversar con el eco de tu ausencia en la sala

tú que me sabes a toda esta casa y en todas sus partes fuiste conmigo

escaparme de esta ciudad que solo me cuenta tu historia

olvidar todas las veces que aprendí a caminar tu cuerpo

quizás seas soñada, quizás hecha nubes en alguna lluvia llegaste a mi vida

Seas sueño de dioses que intento entender, despedida del amor asustado

sentimiento mio, toda tú en mi pecho.


Melancolía enferma con ganas de mañana,

amor abrigado de cualquier nostalgia

mi mayúscula tristeza, mi profunda lágrima que no toca el suelo

Mi mundo distinto y sin igual recuerdo

donde te respiro y escribo estos versos.



Salazar, Pavel